El Renacer de las víctimas con aroma a café: La Rejoya, Cauca

10 Nov 2017

El Renacer de las víctimas con aroma a café: La Rejoya, Cauca

Sandra Rosero junto a otras 26 familias víctimas del desplazamiento forzado realiza un proyecto agrícola para empoderarse y superar el estado de vulnerabilidad. 

Sandra Rosero realiza una labor de secado de granos en una superficie de bambú frente a su casa, ubicada en zona de La Rejoya, departamento del Cauca. Junto a otras 26 familias conforman una iniciativa comunitaria que ha logrado posicionarse como proveedora de mercados a pequeña superficie en la ciudad de Popayán, ofreciendo dos variedades de café tipo exportación.

Es un momento especial en la vida de todos ellos, quienes vieron el fantasma de la guerra entrando a sus hogares y arrebatándoles a sus seres queridos.

LA REJOYA: HISTORIA DE UN CAFÉ PARA RENACER 

“Nosotros vivíamos en una finca en la zona de Cristo Rey, departamento de Putumayo, cuando los actores armados llegaron al lugar. Primero amenazaron a mi esposo y luego de que él se fuera, empezaron a amenazarnos a nosotros. Recuerdo salir del lugar llorando con mis hijos a buscar un bus, la vida era totalmente incierta” recuerda Sandra, con una mezcla de sufrimiento y resignación.

Fueron muchas noches buscando un espacio digno donde vivir, primero en el departamento de Nariño para luego recalar en el Cauca. Al igual que muchas otras víctimas, llegaron con unas cuantas cajas y la ilusión de poder rehacer su vida luego de perder el hogar que construyeron con el esfuerzo de muchos años. Esa experiencia la une con las 26 familias que actualmente participan en el proyecto de la Rejoya y con las más de 7 millones de víctimas del desplazamiento forzado, según  cifras de la Unidad de Víctimas.   

Los primeros meses trascurrieron entre labores de subsistencia -ventas ambulantes, asistencia en transporte público, labores de servicio general- y la búsqueda incesante de un espacio donde dormir junto a sus hijos. Entonces llego el momento de cambiar el destino “Junto con otras 26 familias víctimas del conflicto nos organizamos y solicitamos apoyo para una iniciativa productiva, así nace el proyecto La Rejoya.

“Los primeros meses fueron muy difíciles, pero todas y cada una de las dificultades valieron la pena en el momento que empezamos a trabajar la tierra…volver a cultivar es volver a nacer”. Con esa última frase, Sandra resume el sentir de cada una de las víctimas que participa en el proyecto desde finales del 2015 hasta hoy. 

Años de trabajo incesante y el apoyo de entidades de orden local les permitió un grado de sostenibilidad. La iniciativa que parecía una utopía cuando llegaron a Popayán, ahora es una realidad. Y, a pesar de las enormes dificultades que ha enfrentado desde sus inicios, hoy con orgullo puede ver el fruto de su trabajo en cada empaque de café.  

PERDONAR PARA SANAR: POSICIÓN DE SANDRA FRENTE A LOS ACTORES ARMADOS

“Uno puede perdonar, pero no puede olvidar. Cuando tu perdonas a alguien dignificas” Esa es la posición de Sandra frente a los actores que irrumpieron en su vida, hace más de una década en Puerto Caicedo, Putumayo.

Destaca las acciones que actualmente se adelantan por parte en términos de Paz y reconciliación en todo el país. Ella considera que “El perdón solo se consolida cuando hay acciones sinceras de parte de los victimarios, muestras reales de que ellos quieren cambiar, tal y como está sucediendo en nuestro país”. 

El anhelo de los integrantes del proyecto de la Rejoya, es que cada vez hayan más espacios de paz que permitan a los campesinos retornar a su esencia, a cultivar la tierra. Todos ellos requieren “volver a vivir” y eso, en muchos casos, solo se logra cuando se vuelve a ver germinar el producto de la tierra.

Ese, en palabra de Sandra es el único camino para “forjar un verdadero escenario de Paz”. 

Por: Daniel Sandoval, Oficial de Información Pública - Misión de Verificación de la ONU en Colombia.