En Nariño, nace la red de comunicación y liderazgo para la paz

27 Dic 2021

En Nariño, nace la red de comunicación y liderazgo para la paz


Excombatientes de Farc y sus familiares se capacitan en comunicación y liderazgo político en el departamento de Nariño, con el apoyo de la Misión de Verificación y ARN.


Hace un año, Santiago Hernández, recibió el apoyo económico de ocho millones de pesos para el desarrollo de un proyecto productivo. Con ese incentivo, comenzó a cultivar un terreno de una hectárea de caña en Sandoná, municipio colombiano ubicado en el departamento de Nariño, junto con su papá. “No ha sido fácil por cuestiones de vías, tanto por cuestiones de insumos, ya que están los precios por el cielo”, dice Santiago, “pero ahora vamos con toda para sacar adelante ese proyecto.”

Santiago, 29 años, hoy hace parte de la “Red de Comunicación del Pueblo por la Paz”, colectivo de comunicación y liderazgo conformado por catorce excombatientes que nace a raíz del proyecto “Liderazgos por la Paz”, un proceso impulsado por la Misión de Verificación de la ONU en Colombia junto con la Agencia para la Reincorporación y la Normalización (ARN) durante diez meses, cuyo objetivo principal ha sido fortalecer las habilidades de comunicación asertiva, incidencia y liderazgo, de la población en proceso de reincorporación, familiares y comunidad en el departamento de Nariño, región en el sur de Colombia.

La formación se realizó de forma presencial en tres distintos lugares del departamento: en la ciudad capital de Pasto, en el casco urbano de Tumaco, municipio ubicado en la en la costa pacífica, y en el antiguo Espacio Territorial de Capacitación y Reincorporación de La Variante, ubicado en la zona rural del mismo municipio, brindado herramientas conceptuales y técnicas como comunicación en radio, escritura periodística, fotografía, producción de videos, diseño gráfico a cincuenta personas en proceso de reincorporación, que podrán poner en práctica estos conocimientos en su vida y en el desarrollo de sus proyectos productivos.

“El proyecto Liderazgos para La Paz ha consistido en enseñarnos a desenvolvernos en el ámbito cotidiano, a comunicarnos con las demás personas, a ser asertivos en lo que hablamos, y también nos ha dado la oportunidad de conocer personas nuevas, tanto de la ARN, como de la ONU, reintegrados, reincorporados y muchas personas más”, dice Santiago.

El proyecto Liderazgos para La Paz ha consistido en enseñarnos a desenvolvernos en el ámbito cotidiano, a comunicarnos con las demás personas, a ser asertivos en lo que hablamos". 

 

 

 







En el marco del proyecto, se lograron conformar tres colectivos: la “Red de Comunicación del Pueblo por la Paz” en Pasto, la “Red de Comunicación por la Paz y la Igualdad” en el ETCR y la “Red de Comunicación del Pacífico” en Tumaco, integradas por un total de 47 firmantes de paz.

Estas redes de comunicación, cuyo propósito principal es aportar a la paz, reconciliación y no estigmatización en el territorio, fueron presentados ante la Gobernación de Nariño durante el evento de clausura del proyecto en el mes de noviembre.

En los eventos realizados en Tumaco y Pasto, los integrantes de estos colectivos recibieron un reconocimiento oficial por parte de la ARN y por parte de la Misión de Verificación un micrófono, palo de selfi, bloque de notas y lapicero; elementos que les permitirán implementar sus habilidades y conocimientos, impactando positivamente en los espacios de toma de decisiones y en el desarrollo de acciones de promoción de paz.

“Queremos desarrollar acciones concretas en los centros educativos, con los adolescentes, sobre todo, para que no caigan en errores que de pronto por falta de comunicación de sus padres, o por falta de que alguien le diga cómo es la realidad de la vida, caigan en malos pasos como delincuencia, drogadicción, o inclusive en el reclutamiento” dice Harold López, de 49 años, excombatiente que lidera la red de comunicación de Pasto.

Harold y Santiago, tuvieron la oportunidad de contar su experiencia en el programa radial “La Tarima” de Radio Nacional de Colombia, espacio en el cual pudieron hablar de sus logros y desafíos, tras cinco años desde la firma del Acuerdo de Paz.

“Lo más difícil en este proceso es ser perseguido y estigmatizado. Ha habido muchos compañeros que los han matado durante este proceso, pero esto no nos ha impedido que siguiéramos firme con nuestra decisión de ser personas nuevas y aportarle a la sociedad”, dice Santiago.

En este camino hacia la paz, es importante recordar que más de 300 excombatientes han sido asesinados, por tanto, el temor y la preocupación son emociones muy presentes en el día a día de estas personas.

— “Santiago, ¿hay miedo todavía?”, pregunta el periodista de Radio Nacional Colombia.

— “Bastante le digo, por las situaciones de seguridad. Incluso, en esta red de comunicación hay personas que han sido desplazadas por la violencia. Todavía tenemos el temor que nos puedan estar persiguiendo, buscando, o que nos pueda pasar algo. Uno, francamente, cuando sale de la casa no anda tranquilo. Incluso este año, a principio de año, mataron a una compañera sentimental mía en Antioquia, a ella y a la hermana. Este es el temor, que me pueda pasar lo mismo a mí”, responde Santiago.

A pesar de esta difícil situación, para Harold y Santiago el futuro puede ser prometedor, porque gracias al apoyo de la Misión de Verificación y ARN sienten que pueden alcanzar a realizar sus sueños.

“Hay personas que de una u otra forma nos apoyan, entidades del Gobierno como la ARN y organismos internacionales como la Misión, y damos gracias a estas entidades por preocuparse por nosotros y buscar que seamos parte de la comunidad”, cuenta Harold. 

 

 

 

 

 

 

 

 

“Hay personas que de una u otra forma nos apoyan, entidades del Gobierno como la ARN y organismos internacionales como la Misión, y damos gracias a estas entidades por preocuparse por nosotros y buscar que seamos parte de la comunidad”, cuenta Harold, cuyo mayor sueño es reincorporarse completamente en la sociedad.

“El sueño que yo tengo es volver a hacer parte de la sociedad, que no me señalen, que no me volteen la mirada cuando de pronto sepan quien fui, que sea una persona normal para quienes me conocen, que me den una oportunidad de vida, un proyecto para mí, para mi familia y mis compañeros”, dice Harold, persona en proceso de reincorporación quien le apostó a la comunicación y liderazgo como herramienta clave para la construcción de paz.

“Los sueños que tenemos en nuestra red de comunicación son muchos, pero entre ellos, aportar a la paz de nuestro país es lo principal.”

 

Giselle Sartori
Oficial de Terreno - Regional de Pasto
Misión de Verificación de Naciones Unidas