Relatos de Esperanza

RELATOS DE ESPERANZA, NUEVOS PASOS 

Después de muchos años de contar el dolor de la guerra en sus comunidades, habitantes de las Zonas Veredales y Puntos Transitorios de Normalización empiezan a relatar una nueva historia: la de la esperanza de poder vivir en paz y que llegue el desarrollo a sus regiones.

“Relatos de Esperanza, nuevos pasos” recoge esas voces de mujeres, jóvenes, hombres y líderes, quienes sienten ese cambio y sueñan con la paz para nuevas generaciones.

Son historias contadas desde las zonas donde renace la Esperanza. 

Sigue nuestras historias:

TAGACHÍ: OPORTUNIDAD PARA EL DESARROLLO 

A la altura del kilómetro 394 de la desembocadura del río Atrato está ubicado Tagachí, uno de los 27 corregimientos que tiene la capital del departamento del Chocó: Quibdó. Esta población de aproximadamente 700 habitantes, que se dedica principalmente a la pesca y la agricultura, fue testigo de los duros enfrentamientos que protagonizaban militares y guerrilleros de las FARC-EP durante el conflicto armado. 

“Los estudiantes veían el barco del ejército y tomaban eso como excusa para salir corriendo del colegio; porque pensaban que al llegar el ejército los miembros de las FARC los iban a atacar y ellos no querían estar en medio del conflicto, entonces salían corriendo y nos dejaban solos en los salones de clase”, cuenta José Valerio Moreno, profesor de ciencias sociales del único colegio que hay en el pueblo; la “Institución Educativa Agropecuaria de Tagachí”. Según relata José Valerio, el miedo y la zozobra eran una constante entre los pobladores, pues sin importar el día y de un momento a otro se escuchaban los disparos del fuego cruzado de los enfrentamientos.

“La gente de Tagachi, anteriormente, se desplazaba en la misma comunidad. Se desplazaba de su casa a otra casa vecina porque le daba temor dormir solos en sus casas. Ya hoy no tienen la necesidad de salir de su casa sino que ya duermen tranquilos, porque ya miran hoy que no se escucha un disparo”, afirma el profesor Moreno.

Como cuenta José Valerio, la dinámica en Tagachí cambió desde que el gobierno y las FARC-EP acordaron la paz. Hoy los estudiantes tienen esperanza en el futuro. “Uno antes vivía con ese temor pero ahora los jóvenes en Tagachí ya estamos pensando en un mejor futuro: en ser ingenieros, abogados, profesores”, así lo afirma Jhony Valencia quien a sus 21 años es la primera vez que no siente miedo por morir a causa de la guerra.

Ahora se ven, con mayor frecuencia, transitar las embarcaciones que se dirigen hacía Vidrí en Vigía del Fuerte, Antioquia. Allí está ubicado el campamento donde se encuentran los miembros de las FARC-EP listos para iniciar su transición a la vida civil. Para llegar a Vidrí, es obligatorio hacer una parada en Tagachí para cambiar de embarcación, por una más pequeña, que pueda navegar las aguas menos profundas del río Arquía. Este dinamismo ha hecho que la gente tanto de Tagachí como de las comunidades ribereñas del río Arquía tenga confianza en el proceso de Paz.

“La paz traerá mucho cambio, mucho desarrollo” Jose Valerio Moreno.

Por Jennifer Moreno, Oficial de Información Pública. Regional Chocó.
Misión de la ONU en Colombia, Agosto de 2017.